psicologia budista

psicologia budista, la psicologia de la consciencia aplicada al modelo psicoterapeutico

¿Qué es la psicología budista?

La Psicología Budista es principalmente acerca del auto-conocimiento averiguar más acerca de lo que eres, la comprensión de sus decisiones, acciones, pensamientos, sentimientos, etc. Es una expresión de la sentencia de Delfos Conócete a Ti Mismo y el requerimiento de que los caminos espirituales de transformación a través del tiempo y la geografía han exigido como ingrediente central de la auténtica felicidad.

La psicología budista es 'radical', ya que apunta a desafiar su visión del mundo (como lo hace toda la auténtica espiritualidad y psicología). Es radical porque aborda la base o fundamento de nuestro funcionamiento psicológico, nuestro sentido de quiénes somos y nuestras relaciones con los demás y con el mundo. Como resultado, el fruto de aplicar las percepciones psicológicas del Buda requiere diligencia, perseverancia y discernimiento, ya que naturalmente encontrarán las resistencias y obstáculos inherentes a nuestra naturaleza condicionada.

No es una coincidencia que el budismo sea tan bienvenido en el mundo occidental desde las últimas décadas del siglo anterior. Si bien el llamado ciertamente incluye a aquellos que se han convertido al budismo como una fe y han adoptado las prácticas, liturgias y meditaciones de cualquier forma de budismo que les habla, el impacto más singular y de mayor alcance del budismo, como psicología, ha tenido lugar. en el mundo académico y entre los investigadores clínicos, quienes han observado que la comprensión budista de la conciencia, la mente, el comportamiento, la motivación, la personalidad y la psicopatología guardan un gran parecido con las perspectivas de la psicología y la psicoterapia occidentales. Si bien el Buda no era un psiquiatra o psicólogo en el sentido formal de la palabra, la gran mayoría de sus enseñanzas registradas, se preocupan explícitamente por las fuentes del sufrimiento emocional y su mejora. Sin duda, hay mucho más en el budismo que la psicología que él aclara. Sin embargo, se argumentará que estos elementos más 'religiosos', a falta de una palabra mejor, o posiblemente aspectos de 'experiencia lejana', son atractivos para aquellos que buscan un budismo religioso, un budismo que proporciona un nivel de entendimiento que habla de las necesidades de su corazón, pero que puede separarse y dejarse de lado para aquellos que no buscan tal experiencia religiosa (posiblemente contentos con su propia fe existente, o con ninguna) pero que más bien desean profundizar su autoconocimiento y felicidad.

Examinemos algunas de las confluencias de la psicología occidental y budista. Ciertamente existe un alto grado de superposición en los objetivos y áreas de contenido de ambas disciplinas que se enfocan directamente en la comprensión del comportamiento humano, la fuente o las condiciones de la infelicidad y las formas de reducir, atenuar o incluso eliminar dicha infelicidad. De hecho, el corpus budista tiene extensos escritos psicológicos, muy explícitos y detallados, que no se encuentran en otras tradiciones religiosas. Por tanto, no es de extrañar que algún aspecto de la psicología budista haya sido de interés para aquellas profesiones en occidente dedicadas a aliviar el sufrimiento humano: medicina, psiquiatría, psicología, enfermería, trabajo social. Las revistas profesionales de cada una de estas disciplinas han publicado tanta investigación científica (especialmente relacionada con la práctica de la atención plena) que para describir completamente los estudios se requeriría un libro en sí mismo. El Dalai Lama ha fomentado explícitamente la interacción entre disciplinas occidentales para establecer aún más vínculos con la ciencia y la práctica clínica. El Instituto Mente y Vida es una expresión de esta empresa de cooperación. Los elementos de la psicología budista se han integrado en las prácticas psicoterapéuticas para una variedad de condiciones psicopatológicas, como depresión, ansiedad, adicción y estrés. Los escritores científicos de toda la gama de la psicología clínica y la psiquiatría, desde el psicoanálisis hasta la teoría cognitiva, conductual y humanista, han abordado aspectos de la psicología budista. No es sorprendente, Las tradiciones budistas que han sido de mayor atractivo para la ciencia y la psicología occidentales han sido aquellas que parecen contener una mayor proporción de aspectos cercanos a la experiencia (Theravadin, Zen) porque llevan mucho menos bagaje religioso y se traducen más fácilmente a conceptos occidentales. Menos impactantes han sido las enseñanzas del budismo mahayana y tibetano o tántrico, que incluyen un fuerte elemento de enseñanzas de experiencia lejana y, por lo tanto, son más difíciles de traducir en conceptos que sean digeribles por la mente occidental. Sin embargo, incluso estas tradiciones reflejan una psicología más esotérica que encuentra resonancia en Occidente y que sin duda continúa atrayendo un interés significativo. Menos impactantes han sido las enseñanzas del budismo mahayana y tibetano o tántrico, que incluyen un fuerte elemento de enseñanzas de experiencia lejana y, por lo tanto, son más difíciles de traducir en conceptos que sean digeribles por la mente occidental. Sin embargo, incluso estas tradiciones reflejan una psicología más esotérica que encuentra resonancia en Occidente y que sin duda continúa atrayendo un interés significativo. Menos impactantes han sido las enseñanzas del budismo mahayana y tibetano o tántrico, que incluyen un fuerte elemento de enseñanzas de experiencia lejana y, por lo tanto, son más difíciles de traducir en conceptos que sean digeribles por la mente occidental. Sin embargo, incluso estas tradiciones reflejan una psicología más esotérica que encuentra resonancia en Occidente y que sin duda continúa atrayendo un interés significativo.

Objetivo de la Psicología Budista

La psicología budista, en pocas palabras, se ocupa del alivio del sufrimiento, la angustia y la insatisfacción humanos. Sin embargo, la idea budista del sufrimiento es mucho más amplia de lo que suele ser el foco de la psicología occidental. La noción de sufrimiento incluye toda la gama de insatisfacción y angustia humanas y no los trastornos clínicos descritos por la psiquiatría. Y también es importante tener en cuenta que, en su mayor parte, el Buda se refiere al sufrimiento emocional más que al sufrimiento físico per se. El énfasis está en los aspectos mentales del dolor físico más que en el dolor en sí. El proyecto práctico del Buda de la comprensión y el alivio de la angustia humana fue también una potente fuerza contraria a la especulación metafísica que el Buda evitó. Se evitó la búsqueda de cuestiones metafísicas, lógicas o teóricas por sí mismas. Tales preguntas no pudieron ser respondidas y dedicar tiempo a ellas simplemente distrajo de la urgencia del mensaje que el Buda deseaba compartir. Esto también podría entenderse como el consejo de Buda de dejar las preguntas sobre la naturaleza del universo, la materia y la realidad a aquellas disciplinas equipadas para estudiarlas y abordarlas (por ejemplo, la ciencia). El dominio de la ciencia era el área del esfuerzo humano que podía responder a tales preguntas. El Buda estaba principalmente interesado en la mente humana y su actividad. El dominio de la ciencia era el área del esfuerzo humano que podía responder a tales preguntas. El Buda estaba principalmente interesado en la mente humana y su actividad. El dominio de la ciencia era el área del esfuerzo humano que podía responder a tales preguntas. El Buda estaba principalmente interesado en la mente humana y su actividad.

Mucho de lo que el Buda enseñó podría eventualmente ser evaluado empírica y personalmente por aquellos que fueran diligentes y persistentes. Ésta es una consideración importante para quienes distinguen los aspectos de experiencia cercana (psicológicos) y de experiencia lejana (religiosos) del budismo. Si bien lo primero se podía realizar y experimentar cualquiera que hiciera el esfuerzo necesario, eso no significaba que sería fácil. Cualquier comprensión profunda y transformadora de la mente requeriría dedicación y perseverancia y no podría aprender simplemente escuchándola o leyéndola. El enfoque del Buda fue empírico y científico; no se basó en dogmas, filosofía o sabiduría recibida. La investigación analítica y experiencial trabajaron juntas para proporcionar el conocimiento transformador que el Buda deseaba enseñarnos. El Buda no pide que sus afirmaciones se tomen con fe ciega, aunque se necesita algo de fe incluso para comenzar la autoexploración. Examine sus palabras sobre la base de su razón, experiencia e intuición. Todos tenemos la semilla de la Iluminación, de la auténtica felicidad, la dicha esperando "florecer" si se nutre.

La Psicología Budista como ciencia de la conciencia

Prestamos extrema atención a nuestro cuerpo físico (vanidad, cosméticos, ropa). Podemos invertir una cantidad increíble de tiempo en logros como carreras, deportes, arte, dinero y posición social. Buscamos las relaciones sociales como un aspecto clave de nuestra felicidad. Se puede argumentar que nuestras ciencias y tecnologías están dedicadas a aumentar la comodidad, la conveniencia, el placer, etc. No hay duda de que estamos muy centrados en preservar nuestra vida física, nuestro estado social y nuestras relaciones, y nuestro estilo de vida y sensorial. Se puede decir que nuestro sistema educativo está orientado a lograr todos estos objetivos, todos los cuales son admirables y buenos. Pero se presta poca atención a la mente o la conciencia. No se enseña en la escuela, ni por cuidadores ni amigos. Esto puede reflejar la ambivalencia occidental hacia la mente. Muchas psicologías han negado la existencia de la conciencia o han disminuido su influencia en nuestras vidas; La investigación en neurociencia moderna ha reducido la conciencia a una actividad cerebral que puede no tener ninguna agencia causal. Sin embargo, la conciencia es precisamente el foco de la psicología budista.

Andrew Olendzki ha hecho un excelente trabajo al describir los componentes clave de la psicología budista y sería valioso reiterar algunas de sus conclusiones aquí. La psicología budista se centra en la experiencia directa, la conciencia, la conciencia, la mente, la subjetividad del individuo. La psicología budista puede ser una fenomenología descriptiva de la mente, una ciencia de la experiencia. Su contribución es el consejo de Buda de explorar la dinámica de la subjetividad a medida que se desarrolla en el momento presente a través de la práctica de la meditación consciente. Las visiones científicas modernas de la mente y el comportamiento han tendido hacia explicaciones reduccionistas, explicando la mente en términos de estructuras físicas y procesos cerebrales. Olendzki ha argumentado que el enfoque reduccionista no explica la experiencia humana vivida, los qualia de la experiencia.requieren aportes de la neurociencia. El Buda, a través de su defensa de un enfoque meditativo de la sabiduría, apunta a una visión de proceso de la experiencia que consta de varios procesos, funciones y eventos interdependientes (es decir, dharmas).

Como ha demostrado Olendzki, la idea central del budismo es la siguiente: los misterios de la condición humana pueden explorarse en la subjetividad del momento presente. La corriente de la conciencia es un campo de investigación. Al estudiar la mente, llegamos a conocernos a nosotros mismos.

Cinco puntos de vista de la Psicología Budista:

(i) Centralidad de la conciencia / subjetividad

La naturaleza radicalmente psicológica de la psicología budista se evidencia en la necesidad de explorar la mente a través de la meditación y otras formas de contemplación. No es necesario explicarlo, de dónde viene, qué parte del cerebro y así sucesivamente, que es un foco principal de muchas disciplinas científicas occidentales. Nuestra subjetividad consiste en momentos de conciencia que parecen fluidos pero con la atención puesta en ella, dentro del momento presente, pueden revelar cómo nuestros procesos cognitivos culminan en los fenómenos mentales que experimentamos. Investigar este momento, aquí mismo, ahora mismo, es donde puede surgir la sabiduría.

(ii) La experiencia humana se manifiesta a través de 6 sistemas sensoriales.

Junto con los 5 sentidos y sus experiencias correspondientes, la mente se considera un órgano sensorial y los eventos cognitivos son objetos sensoriales. La explicación tradicional de la conciencia describe su surgimiento de la interacción del órgano sensorial (por ejemplo, el ojo) y el objeto de los sentidos (por ejemplo, el objeto visual) creando una experiencia sensorial (por ejemplo, la conciencia visual). Todo lo que sabemos depende de la actividad de estos 6 sentidos. Si bien los desarrollos posteriores en la filosofía budista plantean sentidos adicionales, las escrituras tradicionales se centran en estos seis.

(iii) Toda la experiencia se construye

La naturaleza radicalmente psicológica de la psicología budista se puede observar en el énfasis en lo que aparece. Lo que aparece es una transformación o traducción del entorno externo a un lenguaje interno de la conciencia (por ejemplo, fotones >> vista; químicos >> gusto, olfato; vibración >>> oído; presión >> tacto; actividad cerebral >>> cognición) . La transformación de la activación sensorial pura en experiencia sensorial es tan radical que no hay forma de saber qué es la realidad preconstruida. Todo lo que podemos conocer es nuestra propia subjetividad. Cualquier discusión sobre lo que es la "realidad" siempre estará limitada por lo que nuestros sentidos permitan y lo que nuestra mente pueda concebir. El estudio de la realidad es el estudio de la construcción humana de la experiencia. Y cualquiera que sea esa realidad es irrelevante para el propósito real del mensaje del Buda, para transformar el engaño en sabiduría. Este proyecto nos obliga a explorar nuestro mundo interior. Por supuesto, cada individuo tiene su realidad construida única, subjetiva.

(iv) La experiencia cambia constantemente: una sucesión incesante de eventos.

Cada percepción, sensación, cognición, imagen, memoria, sentimiento es un proceso que nunca podrá volver a experimentarse de manera idéntica. Cada momento es único. Nuestros cerebros han evolucionado para reducir nuestra conciencia de tal flujo para aumentar nuestra capacidad de sobrevivir. Por motivos de adaptación la realidad sensorial se filtra distorsionando así nuestras vivencias. El Buda describe tres formas principales de distorsión perceptiva: las percepciones de permanencia (perceptivo-lingüística), satisfacción (cognitiva) y yo (metacognitiva) son ejemplos de esta tendencia a la distorsión.

(v) Mente / cuerpo (el yo) revelado a través de 5 procesos interdependientes

Cinco procesos o "agregados" definen el yo (es decir, mente / cuerpo). Estos cinco procesos consisten en fisicalidad, conciencia, percepción, afecto y hábito. El budista postula una visión del yo como una interacción entre estos cinco procesos para producir el sentido coherente de identidad y "yo" que define quiénes somos. No es exacto afirmar que no existe el yo dentro de la psicología budista. Sería absurdo. Lo que el Buda aclara es que el yo que experimentamos no tiene esencia ni sustancia, sino que consiste en estos cinco que surgen, permanecen y desaparecen constantemente.

resultados al corto plazo en la practica meditativa

una psicologia integrativa basada en la sabiduria de las tres tradiciones budistas

Aunque las tres principales tradiciones no difieren de fondo ya que contienen el Abhidharma como fundamento de la Psicología Budista, y las meditaciones de Calma mental "Samatha" e Introspección "Vipassana" (Por lo que son practicadas en las tres tradiciones), solo cambia la forma en que las visiones de las tradiciones las emplea de acuerdo a la comprensión de ciertos patrones mentales del practicante. Lo que hace que existan mayoras alternativas de aprendizaje y desarrollo. Del mismo modo, en la experiencia meditativa no hay mayores diferencias. No obstante, se difiere en ciertas formas que se complementan ente si para llevarlas a una practica integrada.

herramientas complementarias de las tradiciones budistas empleadas en el desarrollo del ejercicio terapeutico integrativo

A partir de esta base común, a lo largo de la historia las diferentes tradiciones budistas elaboraron sus propias técnicas de meditación dependiendo de su propia evolución histórica y sus influencias culturales. En todas las tradiciones hay infinidad de técnicas y variantes meditativas, de manera que es difícil que en una tradición budista no se encuentre por lo menos señalado aquello que ocupa la atención de las otras.

budismo theravada

Hace hincapié en el análisis y descripción de los diferentes estados de meditación. Limpia de ritual y con un fuerte componente de estudio. Enfatiza un camino progresivo de práctica que pulirá las realizaciones del practicante. El análisis y la sistematización de la experiencia meditativa es la característica principal en la tradición Theravada.

  • Kasinas: Las esferas de luz y forma permiten desarrollar la calma mental

  • Desarrollo de las Moradas Sublimes o Brhama Viharas: Amor benevolente, Compasión, Alegría y Ecuanimidad. Permiten la transformación del pensamiento y percepción.

  • Vissudhimagga: Tratado de Psicologia Budista que crea un compendio de discursos y elementos del Abhidhamma

budismo mahayana

Destaca el carácter espontáneo e intuitivo de la sabiduría. La práctica budista es limpia de ritual e intenta buscar una armonía natural en el individuo que le predispone a realizaciones directas e intuitivas. Evitar el dualismo en la comprensión de la realidad, es la característica fundamental de la meditación Mahayana como el Budismo Zen por ejemplo.

  • Zen o Chan: Se centra en el desarrollo de los Jhanas o estados de absorción meditativa

  • El Ideal del Bodhisattva: Desarrollo de las cualidades compasivas


budismo tibetano

Sobresalen los mecanismos simbólicos e inconscientes de la mente. Es una práctica ritualista que intenta la transformación de la mente del practicante mediante un camino progresivo de realizaciones. La meditación en el budismo Tibetano está centrada desde sus inicios en establecer nuevos patrones psicológicos para aumentar la comprensión de la realidad a niveles profundos.

  • Epistemología Budista: Utilizado en el estudio de la lógica filosófica del Abhidharma.

  • Arquetipos Tántricos: Utilizado en el desarrollo de las proyecciones mediante cualidades espirituales de arquetipos.

  • Tong Len:
    Practica para el desarrollo del Amor y la Compasión para fortalecer la practica preliminar de los Brhama Viharas

  • Chöd:
    Herramienta utilizada para el trabajo con las proyecciones/sombras o demonios internos

  • Lam Rim:
    Tratado que plantea un camino gradual y progresivo hacia el despertar que implica un abordaje integrativo del Mahayana y Theravada.